Beware of the young lions

Por Paco López.

Beware of the lions, reza el estadio del Aston Villa en relación al peligro de un equipo que está en horas muy bajas. Otra temporada más en Villa Park con las miras hacia lo bajo de la clasificación, los recuerdos del proyecto de Martin O’Neill en el que Europa era el objetivo están demasiado reciente para una afición que observa como un imposible buscar pareja a la Copa de Europa que tienen en sus vitrinas. Houllier y McLeish dinamitaron todos los pilares que permitirían la reconstrucción de los villanos, pero algo ha cambiado, Paul Lambert ha encabezado un proyecto a largo plazo que en la 12/13 ha necesitado su primera prueba de madurez. Y que se ha superado.

Paul Lambert y sus pupilos han superado su primera prueba de fuego en la élite.

Paul Lambert y sus pupilos han superado su primera prueba de fuego en la élite.

No vamos a descubrir al técnico escocés ahora, fichajes arriesgados, plantillas jóvenes y rotaciones constantes en medida a las capacidades del rival. En Birmingham se enfrentaba -y enfrenta- a una ocasión de remodelación que ha salido airosa de un año que se presentaba como el más exigente para depositar confianza en debutantes en Premier como Westwood, Lowton y Benteke.

El año ha finalizado, el objetivo se ha cumplido y la visión global es muy positiva. Gente como Guzan, Lowton, Westwood, Weimann o Benteke ya se han asentado en la Premier por delante de Given, Hutton, Bannan, N’Zogbia o Bent, es decir, la meritocracia de Paul Lambert ha surtido efecto y el futuro del Villa está en sus manos, la materia prima está en casa y sólo hace falta pulirla y dar las oportunidades correctas, es decir, la posición de cara a los próximos años es buena, bastante mejor de lo que se refleja en las últimas tablas.

Retener a Benteke será complicado, que Lambert no saque nada nuevo entre invertir el dinero de algunas ventas y buscar nuevas joyas por perfeccionar será igual de difícil.