West Bromwich Albion: el bloque revelación.

Por Paco López.

La última etapa de Kenny Dalglish en el banquillo del Liverpool nos dejó entre poco y nada bueno, se terminó por descomponer a un equipo que había sido importante en Europa pero que se enfrentaba a una reconstrucción que King Kenny ni empezó ni aceptó. En ese período Steve Clarke suponía una de las cabezas visibles de la dirección técnica, su papel era muy valorado por el técnico escocés pero su trabajo no le aseguró la continuidad en Anfield. De todas formas, a la vuelta de la esquina, Steve Clarke encontró una oferta más suculenta que seguir en el ostracismo del cuerpo técnico del banquillo de Anfield. El West Bromwich Albion vio en él al técnico idóneo, su primera oportunidad como cabeza visible más allá de una breve etapa como interino en Newcastle.

Steve-Clark-West-Brom-Albion

Steve Clark ha triunfado en su primera temporada como capataz de un proyecto.

 The Hawthrons suponía un reto exigente, la temporada anterior se había conseguido una gran clasificación en la competición liguera pero Steve Clarke no se arrugó. A toro pasado podemos afirmar que fue un acierto sin igual para la entidad confiar en él, en su primer año ha marcado un nuevo record de puntos conseguidos en la etapa Premier y ha dejado tardes muy felices para los aficionados albion. El reto es exigente pero la plantilla cuenta desde el primer día con mimbres interesantes; Shane Long, Jonas Olsson, Ben Foster, Youssuf Mulumbu y Gareth MAuley, entre otros, recibían con los brazos abiertos a Claudio Yacob y Romelu Lukaku como piezas más importantes de la nueva etapa.

La revelación de esta edición de la Premier League es un conjunto que ha dado las mayores exhibiciones de posicionamiento táctico de esta campaña, un adoctrinamiento de orden defensivo y unidad en todos los movimientos que se asemeja mucho a la descripción que se daba de lo que ha pretendido realizar Steve Clarke en los conjuntos donde ha formado parte del staff técnico, esta asimilación de los conceptos que se proponían en apenas unos meses de trabajo supone la explicación más lógica para el rendimiento de este conjunto.

Paco ARticulo

Las piezas claves del proyecto y que han permitido construir la realidad del West Bromwich Albion han sido jugadores de claro corte defensivo como Gareth McAuley y Claudio Yacob. En primer lugar McAuley se ha eregido como un central solvente y seguro, con un don para hacer que los balones colgados acaben en su cabeza y que sabe suplir su lentitud con colocación, es decir, como el conjunto en sí, moverse como un bloque y saber dónde posicionarse ha supuesto el mayor impulso competitivo para un equipo al que era igual de difícil verle torcer el brazo frente a los equipos de zona baja que contra los de zona alta. La segunda pieza es una de las irrupciones de la temporada en el puesto de mediocentro, junto a Morgan Schneiderlin, el argentino Claudio Yacob es el metrónomo, con facilidad para contagiar fluidez a su equipo en zona de medios y de organizar a sus compañeros cuando no controlan el balón. La complementariedad de Yacob y Mulumbu consiguió hacer del carril interior del WBA una fortaleza inexpugnable de cara a rivales que renunciaran a bandas.

 Apartado especial necesitan sus delanteros: Shane Long y Romelu Lukaku. El global de la temporada ubica a Romelu Lukaku como lo que le teníamos ya, un jugador de gran futuro pero que en el presente ya marca –y no sólo diferencias-, pero que no quita mérito al año de Shane Long. En primer lugar, el belga se ha mostrado como la efectividad pura y dura, la facilidad para aprovechar las ventajas que genera un equipo más cómodo en campo propio que rival , razón más que lógica para entender una titularidad del belga que acabó siendo indiscutible. Por su parte Long resultó ser capaz de interiorizar mejor los conceptos defensivos con mayor capacidad de sumar en campo propio. En resumen, en cada línea alternativas y jugadores que sabían que tenían que hacer para que el bloque no se fracturase.

La incógnita del futuro nace del gran año de Lukaku y del grado de dependencia que ha desarrollado el equipo hacia el jugador que regresará a la disciplina del Chelsea en verano. Steve Clarke necesita buscar en el mercado una opción que pueda paliar el vacío que deja el belga además de algún refuerzo necesario si se desea asentarse en la tranquilidad de la tabla. Lo que sí que es seguro, es que nadie puede quitarle ya a Steve Clarke esta temporada que le ha servido para catalogar al WBA como una de las revelaciones de la temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s