Probabilidades pocas, ilusión máxima

Por Paco López

Es el Wigan y es Wembley, una relación que en condiciones normales no veríamos como fructífera, ni siquiera como cercana. Con el equipo hundido y con menos margen de reacción que nunca, en la Premier llega la final. Como bien ha explicado Tomàs, una final nunca llega en mal momento, aunque la salvación se trunque y el proyecto tenga que reinventarse, la posibilidad de competir por una FA Cup es un sueño. Hay que ser consciente de la magnitud del encuentro y de las posibilidades del club de poder alcanzar cotas tan altas en los próximos tiempo. El rival es uno de los grandes, sus plantillas son incomparables pero ambos equipos tienen algo en común para la cita en Wembley: salvar la temporada.                                    

 
Los de Roberto Martínez cuentan con innumerables bajas que dan más incertidumbre a una historia increíble. El viaje a Wembley les ha restado de cara a la permanencia pero el premio final puede ser mayor. La realidad es que hasta el más optimista de los latics tiene dudas, el equipo está lejos de contar con el once tipo que su técnico desearía pero la situación no es muy distinta de la visita a Goodison Park donde, el por entonces equipo de David Moyes, fue sepultado en menos de 45 minutos. No hay duda de qué Arouna Koné, Callum McManaman y Shaun Maloney tienen algo que decir en Wembley.

El Wigan cuenta con un acompañante durante toda la temporada 12/13 las lesiones han dejado a una defensa de por sí insuficiente a cuadros. Beausejour, Stam y Figueroa no llegan, Alcaraz en seria duda y Caldwell en baja forma.  En las últimas jornadas la defensa de cuatro se intercala con los 3 atrás y dos carrileros. La baja de Beausejour se torna dramática, su capacidad para abarcar todo el carril izquierdo y permitir a Maloney gozar de la libertad necesaria además de poder ser el puñal que rajara a un City que concede salida fácil por fuera.La baja del chileno se vuelve dramática, la banda izquierda vuelca más del 40% del juego latic y perder a su mayor activo y quizás al más útil contra un City que concede mucho en las bandasLa línea la línea defensiva es el mayor problema de este equipo, falta de contundencia para cortar los ataques rivales, verdaderas dificultades para las basculaciones defensivas contra equipos que proyectan sus laterales. El Wigan es un equipo al que le cuesta defender todo el ancho del campo.

Mala defensa del ancho

El problema defensiva va más allá de los jugadores más retrasados en el campo, la medular no tiene consistencia suficiente, las facilidades a espaldas de McCarthy-McArthur (o Jordi en lugar de éste último) y por delante de unos defensas con poca capacidad de anticipación hacen al Wigan un equipo vulnerable en su campo. Más si cabe cuando el equipo está más errático que nunca ante presiones rivales que incomodan la recepción del mediocentro cerca de sus defensas lo que obliga a Scharner a realizar un esfuerzo extra para llevar el balón hasta McCarthy.

Facilidades para recepciones de los atacantes rivales

Facilidades para recepciones de los atacantes rivales

Todos los problemas atrás pese a ser la zona donde más latics se concentran contrastan con sus hombres de ataque, jugadores que pese a realizar sus labores en una inferioridad asombrosa consiguen dar réditos con unos automatismos perfectamente asimilados. El trabajo que aporta Callum McManaman sin balón más toda la versatilidad que da en campo rival para dañar por banda, generar por dentro o aparecer en la frontal con la portería como objetivo han sido el gran activo del Wigan en el camino hasta Wembley, en especial su semifinal contra el Milwall. Todo ese esfuerzo supone un apoyo necesario a unos centrocampistas que no consiguen dan consistencia ni regularidad en el robo.

presion a defensas

Las bajas atrás no sólo debilitan en la faceta defensiva, sino que el papel de Shaun Maloney se ve muy afectado, sin Beausejour tendrá que hacer frente a mayor responsabilidad defensiva y al que 90 minutos contra Zabaleta se le pueden hacer muy largo. El jugador que debe autoproclamarse la esperanza latic es Arouna Koné, no sólo es un jugador capaz de anotar y marcar las diferencias en los últimos veinte metros mirando a la portería citizen sino que sus apoyos para descargar y dar fluidez al juego así como apoyar a Shaun Maloney. Koné debe continuar con una temporada en la que demuestra que su inteligencia no se reduce al área y proximidades sino que sus apoyos en la medular son vitales.

Apoyos que facilitan asentar la posesión en campo rival

Apoyos que facilitan asentar la posesión en campo rival

Las probabilidades del Wigan son escasas y en gran medida dependen de la forma en la que se supere la presión inicial en la salida de balón, los mediocentros reciben en la medular pero las carencias de los centrales para sacar el balón pueden ser muy dañinas y facilitar asentarse al City si consigue impedir que los centrales y los mediocentros tengan tiempo porque sin ellos el Wigan no es Wigan, el juego directo es mandar a Koné a una guerra que contra Kompany-Nastasic y Yaya Touré es un suicidio.

kone es el eje

Las esperanzas son pocas, la ilusión es máxima. La FA Cup es un oasis para el futuro más inmediato, la gloria que precede al fracaso más inminente. Un sueño necesario para que el despertar sea algo más dulce. Es el Wigan y es Wembley.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s